Reflexiones de un domingo cualquiera

 Los que me conocen saben que personalmente y por múltiples razones he sobrevivido a tres años bien rudos. En estos años aprendí que las crisis no vienen a terminar con nosotros, las crisis vienen para mostrarnos lo que está mal y ponen a prueba nuestros valores. Si eres buena persona sacarán lo mejor de ti y si eres mala persona sacarán lo peor de ti.

Las crisis son una oportunidad para resurgir, subsanar, reinventarte y volver a empezar. En la vida no hay recompensas ni castigos, lo que hay son consecuencias, esas consecuencias te dejarán enseñanzas y te permitirán ganar experiencia para hacer las cosas mejor en el futuro

Cierro este breve post con estas recomendaciones: Agradece, no gastes más de lo que ganas, diversifica tus ingresos, habla con Dios, corta de raíz las malas energías, medita, elimina lo que no sirve, deja el alma en el gimnasio, enumera tus prioridades en una lista aferrándote a ellas con disciplina, rodéate de la gente correcta y agradece lo bueno. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.